domingo, 22 de noviembre de 2015

MES DE MARIA: acompañamos a nuestra Madre en su vida

                                                                     Epifanía de Navasa, Huesca, España, s XIV
22 de noviembre
Capítulo 15 de la vida de María: los Magos
Llegaron primero los pastores, los más pobres. Después vinieron otros que también velaban, que también escuchaban a Dios en la naturaleza. Eran extranjeros y sabios, quizás los intelectuales del tiempo. Con ellos llega a Belén la humanidad, todos los extranjeros, todos los seres humanos de otras religiones, otras razas. Y se encuentran a un niño con sus padres: el cuidado de José, la sonrisa de María, los brazos abiertos del Niño, que es el centro. Y los magos lo adoran.

Rezamos juntos
Gracias porque nos has dado a tu Hijo hecho hombres para que sea tu presencia salvadora para todos. Danos acoger a todos aunque sean diferentes para mostrarles tu sonrisa y tu camino. Danos también un corazón misionero que no se canse de mostrar a Jesús con la misericordia, la sonrisa, la palabra y el servicio, amen.

                                                                                             (Fra Angelico, s XV)
23 de noviembre
Capítulo 16 de la vida de María: el exilio
Otra vez el peligro, otra vez Dios que avisa, José que escucha, María que confía y obedece. Y parten a un país extranjero, a Egipto, porque un rey de la tierra quiere matar al Rey del cielo. Otra vez dejar todo, ponerse en camino, asumir el ser extranjero. Jesús creció ahí, habrá aprendido esa otra lengua, habrá jugado con niños egipcios. Había venido para todos, y María y José eran el ambiente de cariño, de oración, de alimento espiritual y material que convertía en hogar esa tierra extraña.

Rezamos juntos

Querido Jesús, María y José: les pedimos la gracia de vivir en familia, de facilitar los vínculos entre las personas con las que convivimos, de mostrar a las personas que somos siempre hermanos, y que las diferencias pueden unirnos en vez de dividirnos. Les pedimos por todos los migrantes y por los niños que crecen sin familia, Amen.